Seguidores

Buscar este blog

miércoles, 28 de abril de 2010

HECHIZADA de Jane Green

Aunque, en idioma español, comparten el título, la exitosa y antigua serie televisiva Hechizada está muy lejos de recrear la historia que Jane Green escribió hace décadas sin sospechar que, tras su publicación, ese libro se convertiría en un best-seller.
A diferencia de la comedia protagonizada por Elizabeth Montgomery (la inolvidable, admirada y querida Samantha Stephens), la novela creada por la autora inglesa no cuenta con el privilegio de tener a una heroína superpoderosa capaz de limpiar toda la casa con sólo un movimiento de nariz. En este relato, el atractivo principal no es la magia, sino el romance.
Su personaje principal es Alice, una bella, inteligente y talentosa muchacha que parece pecar de modesta. Esa sencillez la lleva a asombrarse en gran medida cuando, por fin, Joe, un ex amigo de su hermano, se fija en ella.
Desde el punto de vista de esta joven de poca autoestima que se gana la vida como asistente en casas de gente adinerada, no existe un hombre más perfecto que Joe. Este príncipe azul, describe Alice, es seductor, rico y exitoso. Por eso, ella cree ser parte de un cuento de hadas hecho realidad cuando, por fin, llega el día de su boda.
Ya convertida en su esposa, esta muchacha emprende una especie de misión cuyo propósito es quedar a la altura de semejante marido. Por ese desafío, la protagonista renuncia a sus verdaderos deseos y se adapta a los requerimientos de su compañero: comienza a adelgazar, cuida su imagen y no duda en cumplir al pie de la letra los mandatos de la moda.
Sin embargo, con el tiempo comienzan a surgir algunos interrogantes que la llevan a preguntarse si ésa era la vida que ella había soñado. En medio de reflexiones y pensamientos acerca de ella y de Joe, la realidad parece imponerse ante un hechizo cada vez más débil que no tardará en dejar de funcionar.
He aquí una chica guapa e inteligente, pero que no acaba de tener confianza en sí misma. Su relación con el apuesto y ambiciosos joven parecen devolverle la autoestiam, pero este príncipe azul más bien parece utilizarla de objeto decorativo. Sobre el espejismo de las apariencias y la búsqueda de la verdadera felicidad, en una deliciosa comedia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario